(54 11) 52361051 - (0223) 4510858

Andalucía

Andalucía

Andalucía

Andalucía es una de las tierras más románticas de España, caracterizada por un romanticismo clásico. Las casitas pintadas de blanco parecen resbalarse por las laderas de la montañas, las flores anaranjadas estallan en los patios y jarras de refrescante sangría están siempre listas para restablecer al viajero cansado.

Lo ideal es comenzar el viaje en Sevilla, donde la profusión de flores se mezcla con las niñas practicando flamenco en los patios y con las notas de las guitarras que se escuchan desde las tabernas por toda la ciudad. Puede obtener una vista fantástica desde la Giralda, un antiguo mirador musulmán. Muy cerca está el palacio o Alcázar del siglo XIV. Aquí vale la pena detenerse a admirar los jardines deliciosamente diseñados, con grandes terrazas, graciosas fuentes y arcos hechos con limoneros y naranjos. Luego puede visitar el antiguo barrio judío, el barrio de Santa Cruz, el Parque María Luisa frente al río Guadalquivir y la Calle de las Sierpes, una peatonal con muchos comercios.

Luego de uno o dos días en Sevilla, continúe hacia Granada, haciendo previamente noche en el pequeño pueblo de montaña Ronda. El shock inicial en Granada puede no ser positivo, debido a la apariencia moderna y comercial de la ciudad, pero luego de visitar la Alhambra habrá comprendido porque llegó hasta aquí. Este palacio morisco es uno de los regalos más valiosos que la invasión musulmana dejó a los españoles. Tómese toda una mañana para recorrer el complejo de patios inundados por el sol, habitaciones doradas, brillantes cubas que en un pasado estaban llenas con mercurio y por las habitaciones donde en el pasado reposaban los sultanes. Al día siguiente puede explorar el vecindario moro llamado Albaicín, con hermosas casitas blancas, flores y minúsculos patios o dirigirse en auto hacia Sacromonte, donde los gitanos habitan en cuevas pintadas de blanco.

Finalmente, debe visitar Córdoba. En sus calles resaltan las rejas de hierro forjado y las mansiones de piedras doradas. Este entorno puede ser el ideal para una historia de amor. Comience por la Mezquita, construida por los moros y más tarde "actualizada" por los cristianos, que construyeron una catedral barroca en el centro de la mezquita. Sin embargo, la belleza original está intacta: un bosque de pilares y arcos rojos y blancos, un dorado nicho de oración y una profusión de rayos de luz y sombras. Desde aquí diríjase al Alcazar, donde los Reyes Católicos, Fernando e Isabel, recibieron a Cristóbal Colón antes de su viaje a América. El jardín del Alcázar es una fantasía de cipreses, fuentes con peces dorados y amplias terrazas. Siga por las calles de flores de la Judería hacia la plaza de El Zoco, habitada hoy en día por artesanos y cafés. Por la noche, acérquese a alguna tasca del barrio de los estudiantes para cenar cordero con miel y regrese en un romántico carruaje tirado por caballos bajo la romántica luna andaluza.

Consultar
Volver al listado de destinos especiales